3 sencillos pasos para protegerte del tránsito cuando viajas en bici

Si acostumbras a usar la bici como medio de transporte, te recomendamos mucho informarte sobre la señalización y el mantenimiento de tu bicicleta. Esto te ayudará a compartir más eficazmente las calles con peatones y automovilistas. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Una de las principales barreras para cumplir tus deseos de andar por la ciudad en bicicleta es el tránsito vehicular. Lo primero que necesitas hacer es dejar el miedo a un lado, conducir responsablemente y llevar a cabo los siguientes consejos:

 

1. Sé predecible.  Para ello, es preciso tener tu bicicleta en perfecto estado, para saber cómo va a desempeñarse mientras andas en la calle. Previo a tu salida, asegúrese de que los frenos funcionen, que las llantas estén bien infladas y que todo esté alineado de forma apropiada. Una vez en la calle, es muy importante obedecer las reglas de tránsito, porque eso permite a los otros conductores saber donde estás y hacia donde planeas moverte.
2. Sé visible. Procura usar ropas brillantes y portar luces frontales y traseras en tu bici, sobre todo si es de noche. Es recomendable que te ubiques en el carril derecho (donde debería estar la llanta derecha de un vehículo), es más fácil que en esa ubicación te vean que en el borde de la banqueta, donde en cambio puedes toparte con algunos peatones o coladeras peligrosas. No circules en sentido contrario al flujo del tránsito; aunque muchas personas piensan que esto es más seguro, los estudios muestran que a un conductor le toma por sorpresa encontrar una bicicleta de frente y su reacción puede ser impredecible.
3. Sé precavido. No asumas que estás seguro solo porque sigues todas las reglas. Procura usar casco y deja algún espacio entre tu bici y los autos estacionados en la derecha para evitar las aperturas de puertas de los que salen de sus autos. Haz contacto visual con los conductores cuando estés cambiando de carril (para saber que entendieron sus intenciones) y procura elegir aquellos caminos o carriles con menor flujo vehicular.