¿Cómo se originan las lesiones deportivas en el ciclismo?

Se estima que de cada 10 lesiones atendidas en los servicios de urgencias, de 1 a 2 son producidas durante la actividad deportiva. Cuando una persona se enfrenta a una lesión, es indispensable que reciba la evaluación de un médico especialista para ser tratado. Él se encargará de dar un diagnóstico certero y un tratamiento adecuado. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Entre las personas que usan la bicicleta, ya sea como medio de transporte o como deporte, existe la inexorable posibilidad de sufrir una lesión. Se estima que de cada 10 lesiones atendidas en los servicios de urgencias, de 1 a 2 son producidas durante la actividad deportiva.
Las lesiones pueden presentarse en forma de fracturas, luxaciones, tendinitis, ruptura de ligamentos y/o músculos, heridas y contusiones; y pueden ser desde leves hasta severas, dependiendo del mecanismo de la lesión.
En la práctica ciclista, son tres los mecanismos por los cuales se puede producir una lesión:
• TRAUMATISMO ACCIDENTAL: habitualmente se generan a raíz de una caída o un choque contra un vehículo automotor, otro ciclista, el suelo u otro objeto fijo (banqueta, rejas, postes, piedras, etc.).
• AUTOLESIÓN TRAUMÁTICA: ésta se produce por la propia inercia del cuerpo ante los cambios de dirección, acompañada de un mal gesto deportivo (movimientos ejecutados automáticamente para desempeñar determinado deporte); o bien, por la propia fuerza de un músculo que provoca arrancamientos o roturas de sus tejidos.
• LESIONES POR SOBRECARGA: son debidas a la repetición del gesto deportivo mantenido a través del tiempo. A veces estos gestos se realizan en malas condiciones, con técnica errónea, con accesorios inapropiados o defectuosos, o sobre superficies no adecuadas.
Cuando se ha producido una lesión, lo más aconsejable es:
• Reposar y evitar que la zona afectada se mueva.
• Aplicar frío en la región.
• Acudir con un médico para recibir atención profesional.