El verdadero obstáculo hacia una alimentación sana

Cuando no conseguimos llevar una alimentación saludable a menudo atribuimos ese fracaso a la falta de tiempo, dinero o fuerza de voluntad, pero la verdadera causa suele ser la falta información sobre cómo cumplir nuestro objetivo, aunado a la ausencia de un motivo o deseo real por lograr un cambio. Si verdaderamente deseas añadir a tu vida hábitos saludables, esta nota te interesa. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Si eres de las personas que quiere mejorar su alimentación pero siempre hay “algo” que te impide conseguir ese objetivo, debes tomar en cuenta que la incorporación de un nuevo hábito a tu vida aparentemente puede ser fácil al principio, sin embargo el mantenerlo resulta una tarea más complicada.

 

Esto es porque requieres vencer la inercia a los viejos comportamientos con los cuales te has conducido por mucho tiempo y que generalmente son contrarios a tu objetivo; por ejemplo, deseas bajar de peso e inclusive has comenzado a comer más frutas y verduras, pero sigues consumiendo refrescos y aún llevas una vida sedentaria.

 

Existen tres factores que nos impiden romper la inercia que nos lleva a conservar malos hábitos:

 

Pensar en el cambio como algo permanente antes de comenzar a intentarlo.
Pretender cumplir expectativas muy altas en muy corto tiempo.
Establecer metas con base en deseos que no son nuestros.

 

Pero vayamos un poco más a fondo. Para consolidar un hábito se requiere de la conjunción de tres elementos fundamentales:

 

• EL CONOCIMIENTO. Es el componente teórico: qué voy a hacer y por qué.
• LA HABILIDAD. Es la parte práctica: cómo necesito hacerlo.
• EL DESEO. Es el componente de la motivación: realmente querer hacerlo.

 

Como verás, muchas veces no se cumplen estos elementos. A menudo solemos culpar a la falta de tiempo, dinero o fuerza de voluntad, pero la verdadera causa del fracaso es la falta información sobre cómo cumplir nuestro objetivo y/o la ausencia de una razón o deseo real por cambiar las cosas.

 

Si verdaderamente quieres añadir a tu vida hábitos saludables (como mejorar tu alimentación o iniciar una actividad física), puedes llevar a cabo algunas de las siguientes recomendaciones:

 

Reduce gradualmente el consumo de bebidas carbonatadas, comida alta en azúcares y grasas, y a otros hábitos no saludables.
Renuncia a la televisión y cualquier otra actividad que te mantenga sedentario.
Conviértete en un madrugador y aprovecha mejor tu tiempo.
Inicia actividades relajantes como meditar o practicar yoga.
Da un largo paseo todos los días.
Lleva una agenda donde puedas anotar tus propósitos y establece metas realistas cada día.

 

Modificar tu vida a través de pequeñas acciones y de manera continua es un enfoque más sencillo y eficaz para consolidar nuevos hábitos. Recuerda que el cambio no se produce de la noche a la mañana y que puedes llegar a necesitar apoyo profesional (orientación alimentaria, asesoría para el cambio, etc.) para conseguirlo. Cuando te comprometes a hacer algo todos los días, tienes mayor probabilidad de conseguir tus propósitos. Ponlo en marcha y verás los resultados.

 

¿Necesitas una asesoría personalizada y profesional?
Escribe a: nutricionintegral@glipp.com.mx