Ahorra dinero siendo un consumidor ecológico

Un consumidor ecológico es aquél que cuida al medio ambiente ahorrado dinero y sin perder confort. ¿Sabes cómo convertirte en uno de ellos? A continuación compartimos contigo 7 consejos para ser un consumidor ecológico. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Hoy en día es posible hacer frente a la crisis económica ahorrando dinero sin reducir nuestra calidad de vida y a la vez conservando el medio ambiente. Los consejos que detallaremos a continuación te ayudarán a gastar menos dinero en agua, energía eléctrica, transporte y consumo de diversos productos.

 

1. AHORRAR AGUA Y ENERGÍA. Diversos hábitos y sistemas eficientes disminuyen el consumo de agua, por ejemplo: ducharse en vez de bañarse o evitar la pérdidas de los grifos, consumir más agua hervida y menos agua embotellada; o bien, usar una botella reutilizable o un termo. Respecto al consumo de energía, se recomienda: no abusar del aire acondicionado o de la calefacción, tener electrodomésticos de alta eficiencia energética, desactivar el “stand by” de los aparatos electrónicos o usar bombillas de bajo consumo. Igualmente, existen otras medidas que suponen una inversión inicial (como la instalación de paneles solares en la vivienda o filtros para el agua) pero consiguen importantes ahorros de dinero al cabo de unos años.

 

2. NO DESPERDICIAR LA COMIDA. De acuerdo con la ONU, cerca de una tercera parte de los alimentos producidos en el mundo para consumo humano se pierden o desperdician. Para evitarlo, se pueden seguir las siguientes estrategias: estudiar la lista de la compra para no excederse con los productos (sobre todo los más perecederos), organizar en casa los alimentos de manera que se consuman todos, tirar los alimentos solo si están de verdad en malas condiciones y consumirlos antes de que se pase la fecha de caducidad, así como congelar los alimentos para alargar su vida de almacén.
3. CONSUMIR DE FORMA SOSTENIBLE. Asumir las seis “erres” del consumidor ecológico: 1) comprar lo necesario; 2) no dejarse influir por modas o publicidad agresiva; 3) comparar productos con base en la mejor relación calidad-precio; 4) intercambiar productos o buscarlos de segunda mano; 5) consumir productos locales y de temporada; y 6) no abusar del consumo de carne y alimentos procesados.
4. DESPLAZARSE EN BICICLETA Y TRANSPORTE PÚBLICO. Reemplazar el uso del automóvil por la bicicleta o ir a pie, además de ser más sano, produce ahorros en el consumo de gasolina, sin olvidar los gastos asociados al coche (seguros, mantenimiento, impuestos, etc.). Si no es posible, el transporte público es la siguiente opción más ecológica y económica.
5. COMPARTIR COCHE Y GARAJE. Si no queda más remedio que utilizar el automóvil, compartir tanto el coche como el garaje para reducir gastos y contaminación. Mantener el vehículo en perfectas condiciones (llantas, filtros, maquinaria, etc.) puede ahorrar unos $1700 pesos mexicanos al año, mientras que conducir de forma eficiente contamina menos y ahorra entre 10 y 20% de combustible.
6. UTILIZAR PRODUCTOS ECOLÓGICOS Y CASEROS. Hacer en casa nuestros propios productos ahorra dinero y es más ecológico y saludable. Con ingredientes básicos como bicarbonato, vinagre, limones, agua o huevos se pueden fabricar de forma sencilla productos de limpieza o de belleza. Además, cultivar una parcela urbana permite lograr un acopio extra de alimentos frescos y locales, y ahorrarse unos pesos.
7. UBICAR BUENAS OFERTAS DE OCIO ECOLÓGICO. Se pueden buscar actividades gratuitas o muy económicas relacionadas con el medio ambiente en nuestra ciudad, ir a la biblioteca o compartir con amigos y familiares libros, películas o documentales sobre medio ambiente, colaborar con alguna ONG o iniciativa de voluntariado ambiental, etc. La propuesta de turismo ecológico cada vez es mayor y se pueden encontrar ofertas si se busca bien. Las vacaciones también pueden ser ecológicas y de bajo coste tanto en la propia ciudad como fuera de ella.