Alimentación que ayuda a prevenir lesiones

Una adecuada alimentación, tanto para profesionales como aficionados, es un aspecto fundamental para obtener un mayor rendimiento deportivo. Más aún, una correcta nutrición puede reducir el riesgo de sufrir lesiones cuando se tiene el cuerpo a punto. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Como es sabido, el rendimiento en la actividad física depende de una correcta alimentación antes, durante y después del ejercicio. Las principales lesiones que se producen con el ejercicio y el deporte son fracturas, esguinces, desgarros e inflamaciones. Sin embargo, cuando los tejidos corporales están en las mejores condiciones posibles, el riesgo de que éstos se lesionen es mucho menor o, si ésto ya ocurrió, que la recuperación sea mejor.

 

Los dos ejes básicos para mantener una buena salud de huesos, músculos y tendones son:

• LA HIDRATACIÓN: proporciona la hidratación necesario para evitar problemas de termorregulación, deshidratación y lesiones músculo-tendinosas. Los músculos y tendones bien hidratados son más flexibles y resistentes; por el contrario, un músculo mal hidratado tiene más riesgo de lesión, contracturas y calambres.

• LA ALIMENTACIÓN: por lo general, una alimentación correcta puede cubrir los requerimientos nutricios del deportista, por lo que los aportes extras de los suplementos podrían no ser necesarios (a menos de que tu práctica sea de alto rendimiento).

 

CONSEJOS BÁSICOS

No esperes a tener sed. Toma medio litro de bebida 15 minutos antes de la actividad física, otro medio litro (como mínimo) durante el ejercicio y beber otro medio litro después de la actividad.

Recuerda reponer los electrolitos perdidos a través del sudor y la energía agotada. Esto lo puedes conseguir añadiendo un poco de sal y azúcar al agua o tomando una bebida isotónica.

La dieta debe ser equilibrada (desde el punto de vista energético), completa (en porciones), variada (en tipos de alimentos y formas de preparación), suficiente (en vitaminas, minerales, agua y fibra), adecuada (en ácidos grasos esenciales) e inocua (higiénicamente preparada).

Consumir alimentos ricos en hierro, calcio, magnesio, zinc y vitaminas del grupo B, pues éstos con frecuencia se agotan en nuestro organismo y dichas carencias limitan de manera evidente el rendimiento deportivo de una persona.

 

A continuación te presentamos ocho consejos profesionales para evitar lesiones durante la práctica deportiva:

Tener una buena técnica y llevar un equipamiento adecuado.

Entrar en calor de manera progresiva.

Volver a la calma de manera adecuada.

Hacer estiramientos después de la actividad física.

Llevar una alimentación saludable y mantener una correcta hidratación.

Dormir y descansar lo suficiente.

 

Existen medidas complementarias como el uso de hielo, masajes, saunas, vendas elásticas o el consumo de suplementos alimenticios. En cualquier caso, dichas medidas deberán estar supervisadas siempre por un profesional calificado.

Y recuerda: cualquier lesión derivada del ejercicio regular producirá menos males en el organismo que el sedentarismo, así que siempre es mejor reducir los riesgos y mantener una vida activa y saludable.

¿Necesitas una asesoría personalizada y profesional?
Escribe a: nutricionintegral@glipp.com.mx