Cerveza después de la práctica deportiva: ¿aconsejable o no?

Algunos reportes mencionan que la cerveza ayuda a reponer los nutrimentos perdidos durante el ejercicio, además de ayudarnos a recuperar energía, pero ¿qué dice la ciencia al respecto? SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

De acuerdo con Joan Ramón Barbany, profesor de Fisiología del Ejercicio INEFC de Medicina de la Universidad de Barcelona, beber cerveza después de hacer deporte facilita la recuperación de los músculos fatigados gracias a su efecto antioxidante.
El dolor muscular post-esfuerzo que sobreviene tras una rodada intensa tiene su origen en un importante proceso oxidativo de la fibra muscular. La cerveza, por su parte, contiene polifenoles (antioxidantes naturales) que parecen proteger de los procesos oxidativos responsables del dolor muscular, el envejecimiento y algunas enfermedades cardiovasculares. Es por eso que, tras la actividad deportiva, se recomienda el consumo moderado de cerveza (con o sin alcohol).
Por su parte, el catedrático de Fisiología Médica en la Universidad de Granada, Manuel Castillo-Garzón, ha señalado que la “frescura y las burbujas” de la cerveza también se extienden por las paredes del estómago “y ayudan a calmar la sed”.
Otras características de la cerveza
El contenido calórico de la cerveza no es muy alto: por cada 100 gramos de cerveza consumimos 35.6 Kcal.
Contiene gran cantidad de sales minerales que nos ayudaran a reponer las que perdemos con el sudor.
Su alto contenido en potasio y bajo en sodio le confieren propiedades altamente diuréticas.
Mejora de la digestión por su grado de acidez y ligera composición alcohólica que estimula la secreción gástrica, haciendo las digestiones menos pesadas.
Mejora el transito intestinal por su contenido en contiene ß-D-glucanos y arabinoxilanos, fibra soluble que evita el estreñimiento, disminuye el riesgo de cáncer de colon y reduce los niveles de colesterol.
Contiene folatos que ayudan a prevenir ciertos tipos de anemias.
Hay que recordar que en caso de estar tomando medicamentos es preferible no consumir cerveza, pues puede haber interferencia por su contenido alcohólico.
Llevar una alimentación equilibrada y procurar un consumo responsable de cerveza es la clave para obtener muchos de sus beneficios. No olvides que estas recomendaciones pueden variar en cada persona, por lo que hay que considerar la opinión de un profesional.
¿Necesitas una asesoría personalizada y profesional?
Escribe a: nutricionintegral@glipp.com.mx