Cronoescaladas y altas montañas ¿Cómo afecta la falta de oxígeno a los ciclistas?

Durante el presente Giro de Italia hemos visto a los ciclistas subir puertos de montaña de más de 2 mil metros. Las imágenes hablaban por sí solas y reflejan la dureza del deporte de la bicicleta. A tanta altura, los ciclistas tienen que competir entre ellos y rendir al máximo pese a que hay menos oxígeno, pero ¿sabes de qué manera les afecta en su organismo y cómo repercute en su rendimiento? SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Disminución del rendimiento, pájaras, hipoxias y, en casos extremos, pérdidas de consciencia. Esos son algunos de los riesgos que los ciclistas asumen cuando escalan altas montañas.
En un ambiente competitivo, los ciclistas necesitan rendir al máximo pese a que hay menos oxígeno, sufren más radiación del sol y su cuerpo pierde más líquido. De esos tres síntomas, sin duda, la falta de oxígeno es el peor escenario para el ciclista.
El oxígeno es el combustible de los músculos y el que impide que se fatiguen; cuando éste hace falta, los músculos no pueden realizar su tarea de manera óptima. La consecuencia: disminución del rendimiento. Si el ciclista continúa ascendiendo, el cuerpo empieza a sufrir daños mayores y comienza la hipoxia, es decir, el cuerpo reclama más oxígeno del que el ciclista es capaz de inhalar y las primeras señales físicas son:
Dolor de cabeza
Náuseas
Mareos
Cuando llega la “pájara”
El término ciclista para describir a este primer nivel de falta de fuerzas a causa de la altura es el de “pájara”. En un caso extremo, se puede sufrir una pérdida de consciencia repentina si la oxigenación del cerebro es insuficiente. Aunque es muy raro verlo hoy en día en el ciclismo profesional, ni siquiera un alto nivel de glóbulos rojos o el natural aumento de las pulsaciones y de la respiración aseguran no sufrir algún problema cuando se compite a tanta altura.
No obstante, los organizadores de las grandes vueltas –como el Giro de Italia– aseguran que los competidores tienen una forma física excelente y que el nivel de oxígeno en los puertos más altos aún es suficiente como para poder satisfacer las necesidades mínimas de un cuerpo bien preparado.