Ocho consejos básicos rodar bajo la lluvia

La temporada de lluvias ha llegado y eso no debe ser un impedimento para salir en nuestras bicicletas. Es cuestión de tomar ciertas precauciones y equiparnos con la indumentaria adecuada para poder seguir disfrutando de nuestros paseos. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Cuando llega la temporada de lluvias en la ciudad todo el ambiente se transforma: el pavimento se vuelve resbaloso, los conductores se vulven menos periciosos, la visibilidad se reduce y, por si fuera poco, la ropa se hace más pesada cuando se moja. Sin embargo, esto no debe representar un impedimento para rodar.
Aquí compartimos contigo 8 consejos básicos para hacer de tu viaje en bici algo seguro y placentero:
1. REVISAR TU BICI ANTES DE SALIR. Revisa el inflado y superficie de tus llantas, verifica que lleves el equipamiento necesario (luces, herramienta básica, cámara y bomba manual) en caso de algún desperfecto.
2. LLEVAR LAS LUCES ENCENDIDAS. Hay que recordar que durante la lluvia la visibilidad se ve reducida y es primordial que los demás vehículos puedan verte; se recomienda llevar un par de luces como mínimo (una delantera y otra trasera). También puedes usar alguna prenda reflectante tipo chaleco.
3. ELEGIR ROPA APROPIADA. Debido a que la lluvia se acompaña de una baja en la temperatura, es recomendable vestirnos “por capas” para ir adaptándonos a los cambios de temperatura, pero sin abusar de ellas para evitar sudar en exceso y sofocarte. También se deben resguardar las extremidades con ropa preferentemente térmica e impermeable ya que, junto con la cabeza, son las partes del cuerpo donde más se pierde el calor. También puedes usar un impermeable que alcance a cubrir tus piernas.
4. PROTEGER LAS MANOS. Ayuda mucho el uso de guantes impermeables que nos protejan del aire frío y el agua.
5. CUBRIR LA CABEZA. El casco es muy recomendable, pues el riesgo de una caída aumenta con la lluvia. Además, puedes añadir un gorro, un pañuelo o una capucha, y de paso unas gafas para proteger los ojos.
6. CUIDAR LOS PIES. Puedes cubrirlos ya sea con cubre-zapatos de neopreno o con un par de calcetines secos.
7. CONSIDERAR EL USO DE GUARDABARROS. Trasladarse bajo la lluvia sin guardabarros puede llegar a ser muy incómodo, sobre todo si no puedes cambiarte de ropa cuando llegas a tu destino.
8. SÉ PRECABIDO DURANTE EL FRENADO. Mientras llueve es muy importante ir frenando con suficiente anticipación, ya que los frenos mojados tienen tiempos de frenado más largos. También es útil frenar varias veces seguidas para irlos secando. Ten especial cuidado cuando cruces pasos peatonales o áreas con marcas en el pavimento y evita en lo posible los charcos.
Una vez que hayas llegado a tu destino, procura cambar tu ropa mojada por algo seco tan pronto como te sea posible. Asimismo, recomendamos que seques y limies tu bicicleta para evitar que posteriormente tenga averías. Con estos sencillos consejos seguramente podrás seguir rodando sin que la lluvia te detenga.