Cómo lograr una mentalidad ciclista ganadora

"Pensé que llegaría entre los primeros. Entrené lo necesario, cuidé mi alimentación como nunca y dormí muy bien todos los días. Estaba al 100% para la carrera… simplemente no sé qué me pasó." No importa qué tan amateur o profesional sea tu práctica ciclística; el hecho es que, cuando te planteas una meta –ya sea terminar el ciclotón o ganar una competencia elite–, la preparación mental debe ser parte fundamental de tu entrenamiento deportivo. Descubre cómo lograrlo. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

¿Cuántas veces te has tomado el tiempo necesario para preparar tu mente antes de afrontar una prueba arriba de la bici? ¿Sabías que un adecuado equilibrio psíquico puede hacer que tu desempeño deportivo sea más eficiente?
Si crees que tener perfectamente preparada tu bicicleta, haberte preparado en lo deportivo y haber cuidado tus hábitos de alimentación y descanso son suficientes para tener un adecuado rendimiento, es necesario que sepas que resulta muy beneficioso preparar tu mente de igual modo que lo haces con tu físico.
Recuerda que tu cuerpo, aún bajo el entrenamiento físico más intensivo, no trabaja más allá de 8 horas; en tanto que tu mente, aún durante el sueño, se mantiene activa las 24 horas del día. Entonces… ¿por qué no procurarla?
Si el cuerpo se entrena, la mente también
Podemos tomar como ejemplo a campeones ciclistas –como Vincenzo Nibali, Cris Froome, Alberto Contador o Mark Cavendish– quienes han mostrado una fortaleza mental, al menos durante un tiempo concreto para la que han centrado sus esfuerzos.
Y es que el entrenamiento mental tiene, entre otros propósitos, el de incrementar la confianza en el corredor; es decir, generar suficiente seguridad en sí mismo con relación a un suceso futuro. Esto significa tener la absoluta convicción de hacer efectivas aquellas imágenes positivas en un hecho real y factible de concretar. Estas visualizaciones no son simples “decretos” que el ciclista debe repetirse hasta terminar de creerlos. Se trata más bien de una convicción fundada en las capacidades propias.
Sucede que, algunas veces, corredores con suficientes capacidades físicas para ganar una prueba parecen flaquear en el momento clave y ceden el paso a otros competidores. Estas situaciones suceden cuando antes y/o durante la competencia persiste un pensamiento de incapacidad o debilidad; algunos ciclistas confiesan que en aquellos momentos críticos, la primera idea que les venía a la mente era la de “no lo voy a lograr”, o lo que es lo mismo, cuidado con lo que deseas porque capaz que se te cumple.
¿Cómo ejercitar la mente?
El primer paso para ejercitar la mente es reforzar el pensamiento positivo. Sin embargo, es necesario que primero identifiques aquellas emociones, sensaciones, interpretaciones y pensamientos emitidos por tu mente. Así podrás detectar aquellos que son negativos como el estrés, miedo o ansiedad, y en seguida controlarlos, pues éstos acaban con tu confianza y eliminan el estado mental positivo de futuro deseado.
La mejor manera de controlar los pensamientos negativos es a través del REFORZAMIENTO POSITIVO; es decir, transformar los pensamientos negativos en confianza, la cual es elemental para alcanzar tus objetivos. Algunas maneras para conseguirlo son:
Identifica constantemente aquellos pensamientos que lleguen a tu mente de inmediato y sustitúyelas por ideas positivas y placenteras.
Evita pensamientos exagerados o irracionales como: “siempre me quedo rezagado cuando hay viento”, “por más que entreno nunca llego donde quiero estar”, “esa subida siempre me agota”, “tal persona es más rápida que yo” y un interminable etcétera.
Analiza cómo te afectan las derrotas, los bajones físicos, las lesiones o las caídas, y recuerda que se trata de altibajos temporales que pueden ser resueltos.
Haz un trabajo cotidiano –idealmente de forma diaria– para trabajar con tu mente a fin de desterrar la negatividad e inseguridad y evitar que se convertirán en pensamientos recurrentes.
Dedica tu tiempo a personas y actividades que te hagan sentir feliz.
Nuestra mente es tan poderosa que es capaz de registrar toda la información que le facilitamos, sea ésta buena o mala. Asimismo, también tiene la capacidad de eliminar la información que no nos es útil, como la desconfianza, el miedo o el desánimo. Simplemente es cuestión de dejar de aferrarnos a éstos y de encontrar en cada dificultad una oportunidad para tu crecimiento personal.
Ha habido días en los que te ha tocado rodar con lluvia, subir una cuesta a solas o regresar de tu entrenamiento en medio de un calor infernal. Trata de no guardar queja de esas circunstancias pues, como ciclista, tienes que saber que esos días de furia te permiten ganar la experiencia con la que te será más sencillo lograr la victoria cuando esas condiciones se repitan en una competición.
Así que recuerda mantener pensamientos positivos en tu mente. Este estado psíquico favorecerá un mayor nivel de compromiso, perseverancia y entrenamiento, lo cual repercutirá en un mayor rendimiento físico sobre la bicicleta.