Christopher Froome gana la edición 100 del Tour de Francia

El británico Christopher Froome completó una solida participación de la versión 100 del Tour de Francia –concluido el día de hoy– y se coronó campeón por primera vez en su carrera, luego de haber ganado 12 de las 21 pruebas que contempla el circuito. Así, Froome se convierte en el segundo inglés que gana el Tour, quedando en segundo y tercer puesto Nairo Quintana y Joaquín Rodríguez, respectivamente. Si quieres saber más sobre la trayectoria de Froome y conocer sus impresiones tras el término de esta justa deportiva, SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Chris Froome, ciclista nacido en Kenia, se ha destacado como escalador y contrarrelojista. Sus primeras victorias ocurrieron cuando representó a Kenia en los Campeonatos del Mundo sub-23.
Ya como ciudadano británico, y tras haber pasado por un par de modestos equipos, fichó para el Sky Procycling en 2010. Tan sólo un año después participó en la Vuelta a España como gregario de Wiggins, donde obtuvo el segundo puesto, por debajo del local Juanjo Cobo. En 2012 obtuvo medalla de bronce en los Juegos Olímpicos de Londres en la prueba de contrarreloj, y segundo lugar en el Tour de Francia.
En 2013, Chris ha sido ganador de la Vuelta a Omán (la primera carrera por etapas en su palmarés), del Critérium Internacional, de la Vuelta a Romandia, del Critérium du Dauphiné y, ahora, del Tour de Francia.
Sin embargo, el camino de Froome hacia la cima no fue sencillo. En 2012 lo afectó una enfermedad parasitaria crónica adquirida en las zonas tropicales, llamada esquistosomiasis, que debilitó su sistema sanguíneo. Luego de eso volvió a las pistas y a pesar de recuperar su nivel, debe examinarse cada seis meses de por vida.
Durante el Tour de Francia, Froome ha sido comparado con Lance Armstrong, pues su regreso después de una enfermedad lo asemeja al caso del estadounidense, que también volvió a pedalear después de padecer un cáncer de testículos que superó para adjudicarse siete victorias en el máximo circuito mundial del ciclismo. Ante las especulaciones de un posible dopaje del ciclista, éste fue enfático: “aquí estoy, tras la victoria más grande de mi carrera, se me acusa de ser un mentiroso y tramposo. No lo soy”; y agregó: “entiendo perfectamente que aquel que lleva la chaqueta amarilla sea examinado, puesto a prueba. Al que está en esa posición se lo mira con microscopio”.
Finalmente, Froome asegura que su carrera deportiva “es un viaje extraordinario: de mi bicicleta de montaña en Kenia a dueño de la chaqueta amarilla”.