Una bicicleta eléctrica que no necesita enchufarse

¿Cómo puede una bicicleta eléctrica ser cargada sin la necesidad de enchufarla a una toma de corriente eléctrica? La respuesta es: gracias al agua. Por lo visto, una empresa ya puso manos a la obra investigando sobre métodos originales que han traído como resultado tecnología más eficiente. Si quieres saber en qué consiste, SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Una empresa química ha logrado crear una bicicleta eléctrica que no requiere ser cargada a través de una corriente eléctrica y, en su lugar, sólo necesita agua. Estamos hablando de la bicicleta SIGNa. El motor de este vehículo incluye unas baterías muy optimizadas que son capaces de almacenar la energía ­–necesaria para hacer mover la bici– proveniente de una reacción entre el agua y una arenilla especial que la misma compañía ha creado.
Sin embargo, esta bicicleta también trae consigo una promesa aún más innovadora, que es la de cero emisiones a un bajo costo y sin riesgos tóxicos. Lo anterior se explica de la siguiente manera: los fabricantes crearon unas células de energía que funcionan como pilas de combustible, mismas que contienen una arenilla especial –llamada siliciuro de sodio– que en contacto con el agua produce una reacción a partir de la cual se obtiene hidrógeno, un gas que luego será aprovechado para generar energía eléctrica. Lo realmente interesante de este proceso es que el siliciuro de sodio no contamina, no es peligroso ni tóxico y además es bastante barato de producir. El hidrógeno se produce a baja presión y la resultante de las reacciones es simple vapor de agua. Por su parte, los cartuchos que se emplean también son reciclables.
Y por si todo esto fuera poco, el novedoso sistema brinda los siguientes beneficios:
Evita los tiempos de espera que tienen que soportar las baterías tradicionales.
Cada cartucho pesa unos escasos 680 gramos y permite una autonomía de casi 100 Km (tomando en cuenta que cada batería de litio sólo permite 30 ó 40 Km).
La densidad de energía de cada cartucho SIGNa es de más de 1.000 Wts-hora/Kg (las baterías avanzadas de iones de litio tienen sólo 65 Wts-hora/Kg).
Los cartuchos son intercambiables al momento, es decir, cuando notemos que se agota uno, simplemente nos bajamos de la bici, insertamos el nuevo y le añadimos un poco de agua; con eso podremos recorrer otros 100 Km.
Cabe señalar que la empresa SIGNa está centrando sus esfuerzos en los automóviles pesados, lo cual supone un futuro mucho más amigable con el entorno para este tipo de vehículos. Así, la bicicleta es sólo el escaparate donde mostrar las bondades de esta nueva tecnología, que podremos ver ya a la venta el verano del año que viene.