Vigorexia y Ortorexia: desórdenes alimentarios frecuentes entre deportistas

Algunas tendencias de la vida moderna influyen de manera importante en el cuidado de la figura corporal, en la forma en que nos alimentamos, en las actividades físicas que realizamos y en muchos otras conductas relacionadas con un estilo de vida saludable; pero ¡cuidado!, hacer demasiado por la salud también conlleva peligros. ¿Has oído hablar de la vigorexia o la ortorexia? Averigua de qué se trata. SIGUE LEYENDO ABAJO >>

Product Information

Seguramente conoces a alguna persona que persigue el inalcanzable y peligroso deseo de obtener un cuerpo perfecto, a través de dietas estrictas e intensas series de ejercicios. Hoy en día, y desde hace ya algunos años, ronda esta preocupante tendencia entre las personas que practican deporte, sobre todo las más jóvenes.

 

¿De qué estamos hablando?
Tanto la vigorexia como la ortorexia están considerados como dos trastornos de la conducta alimentaria. En la vigorexia existe una fuerte obsesión por la práctica de patrones de actividad física excesiva; por su parte, la ortorexia se caracteriza por una obsesión desmedida por alimentarse sanamente. En ambos casos, existe una percepción distorsionada de sobre la propia imagen.

 

Identificando la vigorexia:
Preocupación excesiva por la apariencia física y distorsión del esquema corporal
Adicción a la actividad física, que se acompaña de conductas compulsivas como mirarse constantemente al espejo o pesarse diario
Modificación de la alimentación dando prioridad a los productos ricos en proteínas e hidratos de carbono
Abandono de las actividades sociales a cambio de más tiempo en el gimnasio o practicando ejercicio en casa
Comienzan consumiendo: suplementos alimenticios, multivitamínicos, bebidas energetizantes o hasta esteroides anabólicos.
Terminan padeciendo: lesiones en músculos, tendones, articulaciones y huesos; hasta retención de líquidos, palpitaciones, irregularidades del ciclo menstrual (en mujeres) y atrofia testicular (en hombres).
Identificando la ortorexia:
Preocupación excesiva por la calidad de los alimentos más que por el placer de consumirlos
Planeación anticipada y minuciosa de lo que se ingerirá en la siguiente comida
Sentimiento de culpa ante el incumplimiento de las convicciones dietéticas
Aislamiento social
Comienzan consumiendo: productos light, orgánicos y/o naturistas, y evitan todo aquello que tenga grasa o azúcares en exceso.
Terminan padeciendo: hipoglucemia (niveles bajos de azúcar en sangre), presión arterial baja, osteoporosis (por la falta de vitaminas y calcio) y otros trastornos derivados de la carencia de nutrimentos importantes que dejan de consumirse.
Diversos estudios afirman que la ortorexia y la vigorexia están asociados a una baja autoestima, la cual frecuentemente está influenciada por la apariencia física. Por ello, cabe considerar que el tratamiento de este tipo de trastornos está basado en terapias de conducta que mejoran la autoestima y la imagen corporal, además de la intervención de un especialista en nutrición para conseguir hábitos más equilibrados y adecuados.
Si bien, es muy importante llevar un estilo de vida saludable para prevenir enfermedades, cualquier extremo siempre resulta negativo; en otras palabras, es bueno preocuparse por alimentarte sanamente y practicar ejercicio de manera regular, pero los excesos pueden impactar de manera negativa en tu esfera familiar, laboral y emocional, y que pueden tener consecuencias importantes para la salud. Si sospechas que tú o alguien cercano a ti presenta signos de vigorexia u ortorexia, no dudes en consultar a un profesional de la salud.
¿Necesitas una asesoría personalizada y profesional?
Escribe a: nutricionintegral@glipp.com.mx